jueves, 10 de marzo de 2016

EL EMPERADOR CLAUDIO: SUS LEYES EXTRAVAGANTES, EL RETO A UNA PROSTITUTA Y UNA OBRA SATÍRICA



Claudio nació en la ciudad gala de Lugdunum (actual Lyon, Francia) en el año 10 a.C. Era un niño inteligente con una notable capacidad para el estudio, sin embargo, sufría numerosas deficiencias físicas, (cojera, tartamudez, tics, etc)  que le supusieron el menosprecio de sus más allegados.

La historia de un hombre repudiado


Claudio.
En la Antigüedad había reticencias en aceptar la discapacidad física, y Claudio fue víctima de esos perjuicios desde su infancia. Su abuela Livia no le dirigía la palabra; su propia madre le consideraba un “portentum” (monstruo);  su tío -el emperador Tiberio-  le negó el acceso a cualquier cargo público por vergüenza; y su sobrino Calígula aunque llegó a nombrarle cónsul y senador,  también se burlaba de él y lo menospreciaba constantemente.

No obstante, tras el asesinato de Calígula (así como de su esposa y su hija, y diversos aristócratas)  fruto de una conjura de los guardias pretorianos por su comportamiento psicopático, Claudio vio cómo los guardias germanos privados de Calígula le aupaban en el trono, convirtiéndose, de manera totalmente inesperada, en el primer emperador de Roma nacido fuera de la península itálica.
A pesar de su apariencia, Claudio fue dotado de una inteligencia superior a la media y poseía una inclinación por la erudición y el estudio. Había recibió lecciones de Tito Livio. Siempre se había interesado por la Historia y el Derecho.

Durante su gobierno de 13 años se realizó una importante reforma judicial,  conquistó Britania y anexionó numerosas provincias  (como Tracia, Judea, Mauritania, etc). También construyó cuantiosas obras públicas (Acueductos, carreteras, canales, un puerto, etc). Curiosamente a pesar de haber derogado todas las leyes absurdas impuestas por su predecesor y sobrino Calígula, también promulgó algunas cargadas de cierta excentricidad…

Las excentricidades de Claudio:


Dado que su glotonería era acompañada de unos vapores corporales incontrolables,  el emperador promulgó una ley en la que afirmaba que permitía y recomendaba eructar  y ventosear  durante los banquetes por cuestiones de salud.
En una de sus reformas Claudio decidió introducir tres nuevas letras  en el alfabeto latino: las llamadas  "letras claudias”. Con ellas  trataba de representar sonidos que no tenían una letra específica en la lengua latina. Estas  tres letras eran  la antisigma (la cual marcaba los sonidos ps y bs); la digamma inversa (representando la consonante V, ya que la V y la U compartían  letra) y el sonus medius (simbolizando un sonido intermedio entre la U e I). Esta reforma y su uso murieron en la misma fecha que el emperador.
Durante su  gobierno llegó a afirmar  que un  Fénix había sido capturado en Egipto y trasladado a Roma para  exponerlo en su palacio.  Después de la supuesta exhibición del  ave, pocas personas creyeron en las palabras del emperador.

Claudio y sus mujeres:

Se casó 4 veces. De su primera mujer, Plaucia Urgulanila, se divorció tras nueve años de matrimonio al descubrir sus infidelidades y el intento de asesinato que planeó contra su cuñada. Su segundo matrimonio fue con Ella Petenia, se separó de ella por el mismo motivo por el que se había desposado: por motivos políticos. Su tercera boda fue con una joven de 15 años de la que se enamoró llamada Valeria Mesalina. Fue la madre de su único hijo biológico, Británico. Mesalina demostró ser una mujer pérfida al ordenar envenenar y ejecutar a numerosas personas que no eran de su agrado. Además se atrevió a competir con la prostituta más  famosa de Roma para comprobar quien de las dos era capaz de acostarse con más hombres en una noche. Ganó Mesalina.  Finalmente Claudio la mandó decapitar al enterarse de que había planeado acabar con la vida del emperador y casarse  en secreto con el cónsul Cayo Silo.
Scylla, la prostituta que Mesalina retó.

Como última esposa Claudio escogió a  Julia Vipsania Agripina, su ambiciosa sobrina. Esta mujer tenía un hijo de su anterior marido. A pesar de que Claudio ya tenía un hijo (Británico), este joven sería quien gobernaría el imperio al morir Claudio gracias a los planes de Agripina. Su nombre era Nerón.

Los enemigos de Claudio:


Su enemigo político Séneca que había sufrido el exilio a Córcega por mandato suyo, se burló de él en su obra  satírica  “Apocolocyntosis divi Claudii” («Calabazificación del divino Claudio») donde contaba  que cuando Claudio muriera  los dioses le juzgarían y le mandarían al infierno después de ridiculizarle por sus defectos físicos, leyes extravagantes y pérfidas mujeres . En su descenso al Hades, Claudio se toparía con una cara muy familiar… Su sobrino Calígula, quien gracias a sus maldades ostentaba un alto rango en el infierno.

Claudio fue un emperador  desmedido en la comida y en la bebida. Uno de sus platos preferidos eran las setas, las cuales habían adquirido un alto valor culinario entre los romanos. Los historiadores antiguos afirman que Claudio murió tras ingerir el veneno que se había añadido en un plato de setas. Se cree que pudo incluirlo Agripina para auspiciar el ascenso de su hijo Nerón.

Esta claro que en todas  las casas se cuecen habas.

Nerón y Séneca. Cuando Nerón subió al trono volvió a traerle
 a Roma y le nombró su consejero.


No hay comentarios:

Publicar un comentario