lunes, 9 de noviembre de 2015

LOS PRINCIPIOS MEDICINALES DESCUBIERTOS EN EL MAQUILLAJE EGIPCIO, LA DEGENERACIÓN DE LOS COSMÉTICOS, Y LAS MODAS MÁS CURIOSAS COMO EL LUNAR DE TERCIOPELO


La civilización egipcia fue la primera en utilizar los cosméticos para realzar sus facciones. Ya en la primera dinastía encontramos en numerosas tumbas jarrones con ungüentos de este tipo.
Sin embargo, cuantiosos estudios demuestran que el maquillaje también fue utilizado en el antiguo Egipto para otros fines como protegerse de las enfermedades oculares u honrar a los dioses con el simbolismo que éste desprendía.

Escultura del
dios Bes.
Nefertari maquillada
con la linea del ojo hasta
la oreja.
 El maquillaje que se aplicaba entorno a los ojos -debido a las sustancias que lo componían- protegía de enfermedades oculares, las cuales eran muy comunes por el clima, y además mantenía el reflejo del sol alejado de los ojos. Era muy frecuente que los tarros que lo contenían estuviesen decorados con la figura del dios Bes, el protector del hogar y el matrimonio, cuya fealdad alejaba a los espíritus maléficos.

Curiosamente durante la época de Nefertari la raya del ojo se extendía hasta la oreja y esta línea del ojo la asociaban a la pureza ritual. Por estos motivos espirituales y medicinales el maquillaje de los ojos lo utilizaban hombres, mujeres y niños con independencia de la clase social o festividad.

La mayoría de los ingredientes del estuche de maquillaje de una mujer del antiguo Egipto todavía se pueden encontrar en el mercado de especias del Cairo. Este es el caso de la henna que se extrae del Delta del Nilo y se utilizaba para teñir el pelo y decorar los pies; o la sombra de ojos, que se aplicaba sobre los parpados y estaba hecha de una pasta cremosa que hacían mezclando malaquita en polvo con grasa de ganso o de buey porque la grasa de animal permitía que se adherirse con facilidad a los párpados; al igual que el mineral de la galena, que se encuentra en el desierto oriental y se pulverizaba para dibujar la línea interna del ojo. Este mineral servía como desinfectante para tratar ojos irritados y también como repelente de insectos en el caluroso y árido desierto egipcio.
Además los egipcios también marcaban las pestañas y las cejas con un preparado de antimonio u hollín .También disponían de barras labiales hechas de ocre rojo, óxido de hierro u otros minerales. Sin embargo, Cleopatra tuvo sus pintalabios hechos de escarabajos carmín triturados, cuyo pigmento tenía un rojo intenso. Los egipcios además se pintaban las uñas.

El ojo de Horus maquillado en el ojo de una mujer.
Los judíos tomaron las costumbres cosméticas de los egipcios ya que en la Biblia encontramos referencias a las pinturas para la cara. En el siglo I d.C los romanos comenzaron a utilizar unos ungüentos muy similares a los egipcios para maquillarse como el antimonio u hollín, pero también crearon unos muy diferentes como la mezcla de huevos de hormigas y moscas muertas para alargar las pestañas. En Europa en la Edad Media el uso del maquillaje cayó estrepitosamente para volver a resurgir en la época del Renacimiento, donde además comenzaron a depilarse las cejas al completo para alargar más el rostro. También se maquillaban los hombres. En esta época se puso de moda el uso del lunar, los cuales se pintaban en el cuerpo o se elaboraban con terciopelo. Y aunque nos parezca el culmen de lo esperpéntico… Un siglo después la gente bebería vinagre y limón para blanquear su tez. Y sin olvidarnos de Oriente… Donde las maiko- aprendices de geishas- en Japón se teñían los dientes de negro para la ceremonia de graduación.

En cuanto a los antiguos pueblos americanos también encontramos el uso del maquillaje. Éstos utilizaban tinturas vegetales para adornarse la cara y el cuerpo. Tenían distintos tipos de maquillaje según las ocasiones, ya fuesen celebración del matrimonio, días festivos, guerrear o salir a cazar.
En la actualidad el uso de los cosméticos es casi universal. Sin embargo, a diferencia de lo que sucedía en el Antiguo Egipto, hoy en día el maquillaje se usa exclusivamente con fines embellecedores y en numerosas ocasiones se ha demostrado que causan enfermedades porque algunos esconden tintes cancerígenos o metales pesados tóxicos…

¿Quién dijo evolución?

No hay comentarios:

Publicar un comentario