miércoles, 24 de junio de 2015

LOS IBIS: SU SANTUARIO PRINCIPAL, EL MOTIVO DE SU ADORACIÓN Y LA CURIOSA RELACIÓN CON LAS LAVATIVAS


Uno de los grandes santuarios egipcios dedicados a un animal se encontraba en Hermópolis. En este lugar los ibis pululaban intocables por los jardines y estanques de los hermosos templos.
Recientemente se ha encontrado una inmensa sala subterránea cavada en roca en la que los ibis sagrados eran embalsamados y momificados después de que los sacerdotes hubiesen pronunciado las letanías del Libro de los Muertos.

Ibis momificado en el museo del Cairo.
Nada más y nada menos que 4.000 urnas con momias de ibis en perfecto estado de conservación han sido encontradas en esta sala de Hermópolis. Además se ha descubierto que muchas de esas momias habían sido enviadas desde los lugares más recónditos de Egipto.

En la sala también se ha encontrado la tumba del sumo sacerdote Ankh Hor quien yace observado por un babuino y dos ibis dorados. Ambos animales asociados a mi, el dios Thot, guardián de Hermópolis.

El ibis, (hoy en peligro de extinción), era adorado por los antiguos egipcios porque interpretaban que esta exótica ave mataba a las serpientes malignas y reptiles como sacrificio al dios Ra, quien lidiaba cada noche con la serpiente Apofis para que el día apareciese de nuevo y las fuerzas maléficas no se hiciesen con el poder.


Como curiosidad añadiros que los egipcios comprobaron que este ave tan singular introducía su largo pico encorvado lleno de agua en el ano para limpiarlo, y es aquí cuando aparece la idea de las lavativas (2.500 a.C.) .Esta práctica llegó a ser tan importante para ellos que desde los esclavos hasta el faraón las realizaban asiduamente.
Las efectuaban casi semanalmente y no sólo para introducir fármacos que evacuaran los intestinos, sino también como símbolo de purificación interna.



El sarcófago de un Ibis.
Figurita del dios Thot encarnado en un Ibis.
Esta realizado en oro y coralina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario