miércoles, 13 de mayo de 2015

LAS CUEVAS DE LOS TAYOS, ECUADOR



La Cueva es denominada "de los Tayos" debido a que en ellas habitan unas aves nocturnas llamadas Tayos ,que constituyen la misma especie hallada en otras cavernas de Latinoamérica. La caverna fue usada desde la antigüedad por los originarios locales Shuar (o jíbaros) que descendían cada primavera con escaleras y antorchas para capturar las aves mencionadas.

El acceso principal a la cueva consiste de un túnel vertical llamado la Chimenea. La boca o entrada es de 2 m de ancho y tiene aproximadamente 63 m de profundidad. Tras la bajada hay un túnel geométrico creados por la erosión del agua y de inmediato se continua a una sala grande o galería. En ella hay hay impresionantes formaciones de estalactitas, estalagmitas y estalagnatos que confirman la antigüedad de esta cueva en el neolítico.

El sacerdote salesiano y documentalista italiano Carlo Crespi Croci tuvo conocimiento de la Cueva de los Tayos desde la década de 1920, debido a que se realizó un documental sobre los originarios Shuar en 1927.

Una serie de piezas que fueron acercadas por miembros de la comunidad Shua al italiano Carlo para su documental, fueron guardadas en el Museo Privado de Carlo Crespi Croci en Cuenca (Ecuador). De tales objetos, pueden detectarse (para algunos falsas, para otros no) reminiscencias de objetos de las culturas asiáticas mesopotámica, Shuar y pre-shuar.

De estos objetos sólo quedan algunas fotografías y vídeos, ya que la mayor parte de estos fueron vendidos y otros hurtados en el incendio del 1962. Después de la muerte del cura salesiano en 1982, estos objectos desaparecieron del convento salesiano de Cuenca donde fueron depositados.

Según algunos rumores fueron vendidos al Banco Central del Ecuador por 10 millones de dolares, pero los responsables del Banco Central del Ecuador desmintieron el hecho.A raíz de esto hubo una serie de expediciones al lugar, la más conocida organizada en 1976 por el aventurero escocés Stan Hall, que incluyó al ex-astronauta Neil Armstrong.

En publicaciones de índole ocultista se ha aseverado que la masonería de varios países se habría interesado en la época en encontrar la fabulosa biblioteca metálica de Moricz y que el interés de Neil Armstrong responde a que era un importante masón de grado 32.

No hay comentarios:

Publicar un comentario